La respuesta es “cuando así lo desees”, tu oficina puede lucir en buenas condiciones pero si sientes que ya es hora de hacer algún cambio puedes llevarlo a cabo sin tener que esperar a que se caiga la pared del fondo… solo tienes que establecer primero algunas pautas importantes como:

Un presupuesto realista: decida lo antes posible cuánto dinero desea gastar; esto le permite a usted y al encargado del proyecto centrarse en el trabajo que se puede lograr dentro del presupuesto establecido. Los constructores experimentados pueden proporcionar consejos y recomendaciones de costos razonables. Siéntese con su prestamista y discuta la cantidad que razonablemente puede pagar y las opciones de financiamiento más adecuadas. Recuerde que su presupuesto debe cubrir todo lo que pueda surgir del proyecto, incluidos artículos como cortinas nuevas, persianas, muebles y electrodomésticos.
Planifique a largo plazo: pensar en el futuro ayuda a evitar los proyectos a corto plazo que pueden necesitar ser renovados más adelante. Discuta abiertamente sus objetivos a corto y largo plazo con su constructor. A la hora de analizar cuándo realizar una reforma de oficina, los constructores profesionales pueden realizar una inspección minuciosa del lugar y ofrecer sugerencias para la secuencia de trabajo más eficaz durante un período de tiempo.

No ponga en peligro la calidad de su proyecto al comprometer la calidad de los productos o materiales: si vale la pena hacerlo, vale la pena hacerlo bien, y eso significa usar productos que ofrezcan la combinación correcta de rendimiento, durabilidad y estética. Los constructores experimentados pueden ayudarlo a elegir los mejores productos, claro, siempre dentro de su presupuesto.

No elija un constructor solo por el precio: aunque siempre es tentador buscar el precio más bajo, debe considerar las implicaciones de hacerlo. ¿El constructor entiende las ramificaciones en su proyecto y tiene la experiencia necesaria? ¿El constructor ofrecerá una garantía sobre el trabajo? ¿Estará disponible si necesita devolver la llamada? Esta última puede parecer una pregunta ridícula, pero se sorprendería.

Protéjase: hacer alguna forma de contrato –lo que ya es una práctica normal– es su mayor protección contra un trabajo incompetente o sin terminar. Un contrato escrito detalla los arreglos entre usted y su constructor y describe la extensión de su proyecto en detalle. El contrato es algo que ayuda a ambas partes a lograr un objetivo común dentro de un marco legal que fortalece el compromiso y la responsabilidad. A veces intentar saber “cuándo realizar una reforma en tu oficina” es tan imprescindible como saber a quién elegir para el trabajo.