La decoración vintage, o la decoración con cosas recicladas o antiguas no solo no pasan de moda, sino que parece estar cada vez más en alza en todos los sentidos y bueno de este tipo de decoración es que no necesitas reformas integrales.

 En el post de hoy, queremos enseñarte a decorar un baño con cosas completamente recicladas.

reforma de baño vintage GSIconstructora

Copas de jabón

Si ya gastaste toda tu pastilla de jabón, no la tires, consérvala en bolsitas y aprender a cortarla en capas finas. Después, busca una copa bonita y llena la copa con los restos de jabón. La puedes colocar al lado de tu jabón normal en el baño, ya que esta copa de jabón solamente da una utilidad decorativa. Si compras jabones de varios colores, podrás conseguir un toque mucho más bonito.

Juguetes de dispensadores

Si vas a poner un dispensador de papel en el cuarto de baño de tus hijos, no gastes dinero comprando uno ya que vamos a darte una idea que puede que te guste mucho más. Disfruta de un divertido dispensador de papel con un juguete de tu pequeño que tenga el cuello largo como una jirafa o un dinosaurio. Le dará a tu baño un toque divertido y muy jovial.

Trozos de alambre para las toallas 

No gastes los colgadores para toallas que siempre se acaban rompiendo por el peso de la misma. Lo único que debes hacer es colocar un alambre en forma de triángulo y usarlo para colgarlo en la pared.

 Las cortinas de tela

Seguro que has notado lo rápido que se rompen tus cortinas de plástico. A la hora de conseguir una decoración para tu baño con objetos reciclados, las cortinas pueden llegar a ser un gran aporte, ya que tú  mismo puedes hacer las cortinas del color que quieras y con el tipo de tela que más te gusta.

Alfombras modernas

A todos nos sobran muchas telas en casa. Si estás pensando hacer una alfombra con todos los retazos de tela que te sobran, la mejor opción es usar la para el baño, ya que se pueden colocar en cualquier rincón y tarde o temprano se le dará utilidad.

Latas recicladas

Esta es una de las ideas que más nos ha gustado, ya que solamente necesitas una lata de refresco o cualquier bebida y debes quitarles la parte superior. Después con un cordón del tipo que quieras, solamente debes comenzar a enrollar la lata  y pegarlo con cola.

En pocos minutos, tendrás un portacepillos hecho por ti y que no te habrá costado ni un euro.